¿Cómo reparar la carrocería de coche?

 

desde 1 día

+34 677 30 54 62

 

 
¿Qué es la masilla para coche?

 

La masilla es un producto imprescindible en un taller de coches. Sirve para rellenar las abolladuras e irregularidades de la carrocería u otros elementos en las tareas de chapa y pintura. Se mezcla siempre con el catalizador, se han de seguir las cantidades que se indican siempre por el fabricante. Dependiendo del tipo de superficie sobre la que se quiera actuar existen distintos tipos de masillas de relleno, con diferentes usos y características.

 

 

Este tipo de pintura ayuda a rellenar e igualar las deformaciones y las irregularidades de la superficie. Tienen diferente composición dependiendo de la superficie en la que se aplicarán. Puede ser para aluminio, acero, plástico, etc. Este tipo de producto se aplicará con espátula, también hay masillas que se aplican con pistola para una superficie más uniforme (suelen ser de 2 y 2.2 de paso de aire).

 

La aplicación de la masilla, igual que todo el proceso de pintura ha de realizarse por un profesional. Tiene muchas peculiaridades a tener en cuenta, por ejemplo, no se puede aplicar sobre imprimaciones fosfatantes, tampoco sobre imprimaciones mono-componentes o pinturas termoplásticas. Se ha de preparar antes la superficie mediante una abrasión de P120-P180 para abrir el poro de la superficie. Se ha de usar un grano fino para que las rayadas no sean profundas. También es muy importante presionar la masilla durante su proceso de aplicación, eso evitará burbujas de aire y poros.

 

 

El secado de la masilla es de unos 20 min a temperatura ambiental y de 5 minutos con ondas corta de infrarrojos.

 

Después se lija la masilla siempre en seco, siempre es recomendable primero usar un grano de P120 y para acabado de P220 – P240. Así nos aseguramos tener un perfecto acabado. También es recomendable su aplicación con una lijadora roto-orbital de 5 o 7 mm, obtendremos una mayor velocidad en el lijado y una superficie más uniforme. Durante el proceso de lijado, hace falta un buen sistema de aspiración para no contaminar el taller y prolongar la vida útil del disco de la lija que se utiliza. El profesional que realiza el trabajo ha de llevar una mascarilla FFP2 que sirve para el polvo y el humo, suelen ser de un uso de 8 horas, el filtro de la mascarilla es desechable. Además, se han de usar unos guantes y unas gafas de protección durante todo el proceso para evitar reacciones y alergias.      

 

 

Como hemos dicho anteriormente tenemos varios tipos de masillas:

 

  • Masilla de poliéster – Este tipo de masilla es el más usado. Se ha de aplicar con una espátula en finas capas sobre la superficie a tratar. Es para las superficies de acero sin tratamiento galvánico. Es el tipo de masilla de relleno más utilizada. Destaca por su resistencia y una gran adherencia al acero.

 

  • Masilla con fibra de vidrio – Es para las piezas plásticas de fibra de vidrio, chapa, plásticos, etc. Tapa muy bien los agujeros y los desperfectos originados por corrosión.

 

  • Masillas para plásticos – Tienen propiedades elásticas por lo que son menos porosas, más ligeras y se adaptan a la flexibilidad de contracciones y dilataciones del material, evitando que se levante o se dañe la reparación realizada.

 

  • Masilla a pistola – Es de gran densidad de poliéster, especial para las superficies metálicas grandes, se aplica con pistola.

 

 

 

 

¿Tiene dudas o quiere consultar algo? Escríbanos